El análisis técnico es una disciplina de negociación empleada para evaluar inversiones e identificar oportunidades de negociación mediante el análisis de tendencias estadísticas recogidas de la actividad de negociación, como el movimiento de precios y el volumen.

A diferencia del análisis fundamental, que intenta evaluar el valor de un valor basándose en los resultados empresariales, como las ventas y los beneficios, el análisis técnico se centra únicamente en los movimientos de precios y el volumen de un valor, partiendo del supuesto de que la actividad comercial y los cambios de precios pasados son indicativos de los movimientos de precios futuros.

Principios clave del análisis técnico
  • La acción del mercado lo descuenta todo: Este concepto fundacional postula que todos los precios actuales del mercado reflejan toda la información conocida. Por tanto, los analistas técnicos sólo se centran en los movimientos de los precios y no en factores externos como noticias o indicadores económicos.
  • Los precios se mueven en tendencias: El análisis técnico se basa en la idea de que los precios siguen tendencias a lo largo del tiempo, que pueden ser alcistas, bajistas o laterales (dentro de un rango). Identificar pronto estas tendencias es fundamental para el enfoque del análisis técnico.
  • La historia tiende a repetirse: La psicología del mercado influye colectivamente en los operadores. Los patrones y tendencias de los gráficos tienden a repetirse a lo largo del tiempo, lo que proporciona poder predictivo. Este principio se debe en gran medida a que la psicología humana permanece relativamente constante a lo largo del tiempo.
Herramientas y técnicas
  • Los gráficos: Las herramientas más fundamentales para un analista técnico son los gráficos. Los tipos más comunes son los gráficos de líneas, los de barras y los más populares, los de velas. Estos gráficos proporcionan una representación visual de los movimientos de los precios a lo largo del tiempo, ayudando a identificar tendencias y pautas.
  • Indicadores técnicos: Son cálculos estadísticos basados en información histórica sobre precios, volúmenes o intereses abiertos, cuyo objetivo es predecir la dirección de los mercados financieros. Entre los indicadores habituales están las medias móviles, el índice de fuerza relativa (RSI), la divergencia de convergencia de medias móviles (MACD) y las bandas de Bollinger.
  • Patrones gráficos: Los analistas técnicos buscan patrones específicos en los gráficos que indiquen la continuación de una tendencia o su inversión. Algunos ejemplos son la cabeza y los hombros, los dobles máximos y mínimos, y los triángulos.
  • El volumen: El análisis del volumen de negociación puede dar pistas sobre la dirección futura de un mercado. Un volumen alto suele sugerir el inicio o la confirmación de una tendencia, mientras que un volumen bajo puede indicar falta de convicción o una pausa en el movimiento.
Aplicaciones

El análisis técnico puede aplicarse a varios mercados en los que se producen grandes volúmenes de transacciones, como acciones, divisas, materias primas y criptodivisas. Su versatilidad lo hace popular entre distintos tipos de operadores, desde operadores diarios hasta inversores a largo plazo.

Limitaciones

Aunque el análisis técnico puede ser poderoso, no está exento de críticas. Los críticos argumentan que, dado que el análisis técnico se basa en datos pasados, no siempre puede predecir con exactitud los movimientos futuros de los precios, especialmente ante acontecimientos nuevos e imprevistos. Además, la interpretación subjetiva de los patrones gráficos y los indicadores puede llevar a conclusiones variadas.

Conclusión

El análisis técnico es una herramienta vital en el arsenal de un operador, ya que ofrece información sobre la psicología del mercado y los posibles movimientos futuros basándose en datos históricos. Sin embargo, los operadores de éxito suelen utilizarlo junto con el análisis fundamental y otros métodos para validar sus decisiones de negociación, reconociendo que ningún método puede garantizar el éxito, e incorporando prácticas de gestión del riesgo para salvaguardar sus inversiones.

Sigue. Como. Comparte.